Páginas

sábado, 5 de octubre de 2013

NADA DE TANTO

Está  amaneciendo en estos momentos. Hay quietud y silencio. Es muy relajante observar como despierta el día. Os lo recomiendo.

Tenemos que parar. El mundo se ha convertido en una vorágine de confusión, de contradicción, de caos. Hay que pararse y hacerse algunas preguntas sobre uno mismo. ¿Cómo es mi vida?. ¿Qué depende de mi para hacer cambios?. ¿Cómo me siento?.

Hay situaciones que dependen de nosotros, otras no. Dediquemos más tiempo a las primeras y cinco minutos a las segundas.

Procurad que vuestra vida no sea como una bajada de un río con aguas bravas y estéis arrastrados por ellas. Pensad. Y al mismo tiempo vaciar la mente de todo lo superfluo y con  lo que nos quieren tener entretenidos. Romped esa dinámica!.

Dedicad más tiempo al insight, a esa mirada interna que nos lleva a conocernos y a comprendernos para cambiar.

Sólo así podremos afrontar la vida con más serenidad y más discernimiento ante el caos externo.

Con cinco minutos que dediquemos a los informativos, ya tendremos la información necesaria para saber como va el mundo. No le dediquéis más tiempo al horror y a las malas noticias y a la sin razón. Vaciar la mente de contenido tóxico y llenarla de cultura, relaciones sociales gratificantes.

Si estáis en Madrid, os recomiendo una exposición sobre planetas y en especial Marte. Impresionante y es gratuita, en la Calle Alcalá, 31. Dejar la Tierra por unos minutos es muy liberador. Mucho.

Tenéis un sábado por delante, depende de vosotros lo que vayáis a hacer con él!. A la 8,17 h se asoma el sol...

Os dejo estos minutos de música. Escuchadla en silencio y con los ojos cerrados. Un bálsamo para vuestro sistema nervioso y para vuestra mente agotada. Os deseo un buen día a todos.



tumejordiaeshoy

5 comentarios:

  1. Es una recomendación fantástica, en todos los sentidos. Gracias, muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso sabado nos regalas.

    Las noticias ya las abandone, no vale la pena nada de lo que pueda salir de la caja que nos atonta.

    Dejarnos arrastrar por las estrellas siempre es reconfortante.

    Gracias Eva, por esta paz que irradias.

    Te quiero.

    ResponderEliminar